La Habana

Por qué visitar... La Habana

La Habana es una ciudad maravillosa, llena de vida y contrastes. Las expresiones culturales impregnan la ciudad y nos demuestran que su gente está orgullosa de sus raíces y no quiere dejarlas atrás. El relax que se respira en sus maravillosas playas contrastan con el ambiente, siempre musical, de sus calles. Visitar La Habana marcará un antes y un después en tu vida. ¿Te atreves a dejarte llevar?

¡No te pierdas nuestros Nomaplaces!

Nuestra lista de lugares con encanto que pocos conocen. ¿Nos guardas el secreto?

F.A.C.

Fábrica de Arte Cubano (F.A.C.). Es conocida como La casa del arte y los artistas cubanos. Es un proyecto cultural gestado por el reconocido músico cubano X Alfonso, donde confluyen múltiples manifestaciones artísticas como la música, fotografía, danza, teatro, artes plásticas y diseño industrial, entre otras especialidades.

Pabellón Cuba

Pabellón Cuba es un singular recinto expositivo situado en La Rampa, una de las más céntricas vías de la capital cubana. Dicho pabellón se utiliza como subsede de la popular Feria del Libro de La Habana, exposiciones de obras de arte, coloquios sobre temas culturales, actividades recreativas para niños y jóvenes, muestras de innovaciones y trabajos relevantes hechos por jóvenes en diversas esferas, y otras muchas funciones. Por todo ello, es una de las principales plazas culturales de la ciudad de La Habana y del país. Actualmente funge como sede nacional de la Asociación Hermanos Saíz, que es la organización que aglutina a los jóvenes artistas cubanos, profesionales o aficionados.

Callejón de Hamel

El Callejón de Hamel, se encuentra ubicado entre las calles Aramburu y Hospital, en Centro Habana. Es el primer mural en la vía pública dedicado a la cultura afrocubana, que nace el 21 de abril de 1990 en la barriada de Cayo Hueso. Lo que empezó siendo una simple manifestación callejera de arte y cultura afrocubana se ha convertido en un referente y una especie de santuario para todo aquel cubano que siente que sus raíces siguen vivas y no está dispuesto a renegar de ellas. En la calle hay música a todas horas, bien de los aparatos de radio o bien de músicos callejeros. Desde allí se organizan muchas matinés, que son como pequeños conciertos donde se canta, se baila y se bebe generalmente al mediodía o recién entrada la tarde.